Pagar lo mínimo por un seguro obligatorio

Asegurar lo imprescindible, es la elección de la mayoría cuando un seguro es obligatorio.
La estrategia de las aseguradoras ha ido de la mano de mejorar coberturas en la práctica totalidad de las pólizas, sin importar el ramo al que pertenecen.
Esta mejoría consiste en incorporar coberturas relacionadas con el seguro principal. En ocasiones la relación es bastante débil (ayuda informática en un seguro de hogar), o es imposible de quitar de un seguro porque actúan a modo de inclusión (ayuda médica telefónica en algunos productos, incluso de daños).
Las razones para incluir este tipo de coberturas son diversas, investigación, adaptación a nuevas y más complejas necesidades, competencia y diferenciación. Pero por regla general son coberturas que incorporan precio, o que sirven para justificar un determinado precio o una estrategia de posicionamiento por precio, y cuya utilidad real es discutible.
Por su parte el consumidor, cuando se le da a elegir, no muestra excesivo interés  por esas coberturas que afanosamente se empeñan las compañías en proporcionar. Si puede elegir, se decanta por el bajo precio y por contratar lo justo y necesario en aquellos casos en que la contratación de un seguro resulta obligatorio.
Este es el caso por ejemplo de nuestro seguro de responsabilidad civil de venta ambulante. Tras un estudio que realizamos en más de 50 ayuntamientos, diseñamos un seguro para asegurar a estos profesionales con lo justo. Decir lo justo en responsabilidad civil, es referirse a un capital asegurado contenido, el que se estima satisface las necesidades del consumidor.
Cuando un seguro es obligatorio, en España son muchos los que cumplen esta premisa, el obligado prefiere contratar lo justo para cumplir la exigencia. En responsabilidad civil de venta ambulante, diseñamos un seguro con un capital de 30.000€, cuando lo habitual en el mercado es asegurar 150.000€ o 300.000€.
Los usuarios no encuentran razones para gastar más por una protección que difícilmente llegará a producirse. ¿Qué tendría que pasar por culpa del vendedor ambulante, para causar daños a terceros por valor de 300.000€ vendiendo abalorios en el paseo marítimo de Cullera? Responder a esta pregunta es tan difícil como innecesario en nuestro caso, por eso hicimos un seguro de 30.000€. Nadie hasta la fecha nos ha comprado un seguro por más capital asegurado en venta ambulante, pese a que damos la opción.

Calcula tú mismo el seguro de venta ambulante. Haz click aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Captcha, conteste a esta pregunta * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.