5 ideas para contratar tu seguro del hogar

seguro-de-vida-hipotecario

Comprar un seguro de hogar parece fácil. ¿Basta con contratar auel de mejor precio?

La verdad es que nos basta, pues lo barato a menudo suele salirnos muy caro.

¿Te has parado a pensar porqué se oye con frecuencia aquello de que las compañías de seguros no cubren nada?

Si a la hora de comprar una póliza de seguros no miras más que el precio no te quejes si después tu póliza “no te cubre nada”.

5 FACTORES CLAVE A TENER EN CUENTA

Leerse el contrato

También es frecuente escuchar que se presume de no haberse leído el contrato de seguro. O más bien, de leerselo cuando ya tenemos el siniestro encima. EL contrato se debe leer, no porque queramos dedicarnos profesionalmente a vender seguros, sino porque si no lo hacemos no podemos echarle la culpa al asegurador de no cubrirnos esa rotura de tubería por helada que sufriremos en la segunda vivienda que tenemos en un pueblo de Segovia. O aquella filtración de la casa de la playa por la gota fría.

Describir bien el riesgo

No es lo mismo que nuestra casa sea la vivienda principal o una segunda vivienda. Que la alquilemos o que la usemos en temporada esporádicamente. No es igual tener o no jardín que nos importe, o que esté en una urbanización o en mitad de un prado. Describir la vivienda adecuadamente es lo primero de lo que debemos preocuparnos. No dejemos esta tarea en manos de un agente de seguros que ni siquiera irá a ver nuesrtra vivienda.

No es igual si tiene rejas o no, si hay una puerta o dos y si las cerraduras son de seguridad o corrientes. Si tenemos alarma o carecemos de ella. Y nada de esto es lo mismo si queremos contratar la cobertura de robo o no.

Contratar las coberturas que necesitamos

Con frecuencia las pólizas de seguro contienen múltiples coberturas que no sabemos para qué sirven. Solemos no darles importancia. Pero muchas de ellas son realmente importantes. SI nada nos preocupa de nuestra casa salvo que se caiga sobre un viandanete, contratemos solo responsabilidad civil. Pero si nos preocupa que se queme, contratemos incendio, que se filtre el agua, contratemos filtraciones por cubierta y fachada, si nos preocupa que se rompa una tubería o se escape el agua contratemos daños por agua, si que el programador de riego se nos quede abierto, exceso de consumo de agua, si que se nos queme la etapa de potencia de ese amplificador que nos autoregalamos, incluye avería de equipos eléctricos; si que nos roben robo, y si tenemos objetos de valor no dejemos de decírselo y documentarlo para el seguro. Y en general así con todas las coberturas que ofrezca el contrato de seguro que estemos valorando.

No racanees con el valor de las cosas

Ni te pases ni te quedes corto no sea que el asegurador te aplique llegado el siniestro una regla llamada proporcional en virtud de la cual, si te has quedado corto en valorar lo que estaba en riesgo un 50% te van a indemnizar con la mitad de lo que correspondería.

Cuidado con las limitaciones de cobertura

Los contratos están hecho para delimitar los riesgos. Es decir el asegurador no quiere pagarte el deterioro que causa el tiempo en las cosas. Ni quiere que mantengas la casa a su costa. De forma que suelen ponerle límites a lo que se cubre. Y si lolimita tiene que decirlo y cuando lo dice, están obligados a resaltarlo en negrita en el contrato. Léetelo.

Ojo a lo que se excluye de cobertura

Es el último de los espacios que debieran preocuparnos. Además de limitar el espacio de cobertura el asegurador propone exclusiones, cosas que pasan que no va a pagar. Pondremos unejemplo: Daños por viento. El asegurador suele limitar la cobertura a viento de velocidad superior a 80 km/h. Y suele excluir aquellos que superen los 120 km/h.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook