Los autónomos son los trabajadores más sanos

Los trabajadores autónomos son los trabajadores más sanos de todos.

Este chascarrillo refleja una realidad; al trabajador autónomo no le conviene ponerse malo.

Cuando un trabajador se pone malo se le llama Incapacidad Temporal. En esa situación la Seguridad Social contempla una prestación económica para paliar la falta de ingresos que se produce cuando el trabajador, por causa de la enfermedad o el accidente, no puede temporalmente trabajar precisando además asistencia sanitaria.

Esta prestación está incluida en la acción protectora de la Seguridad Social del Régimen General (es decir los trabajadores por cuenta ajena), y de los regímenes especiales (Agrario, y de los empleados del hogar, autónomos, mineros, y trabajadores del mar).

Pero, ¿es lo mismo ponerse malo siendo Autónomo que siendo Cuenta Ajena?

Claro que no. Pese a que los términos y condiciones de la protección por contingencias comunes: la que tiene que ver con la enfermedad común o el accidente no laboral, es la misma para el autónomo y el trabajador por cuenta ajena, lo cierto es que la prestación no resulta igual. ¿Por qué?

Por causa de la cuantía que percibe uno y otro. Veamos, la cuantía de esta prestación depende de:

a)      La base reguladora: Base de cotización del mes anterior a la baja / 30 días por lo general.

b)      Porcentaje: 60% desde el día 4 hasta el 20 inclusive y 75% desde el día 21 en adelante.

Por tanto, ¿por qué el autónomo no tiene incentivos para no ir a trabajar?

  1. Porque si no trabaja no gana dinero. Es fácil comprender que el autónomo, como puede elegir, elige la base de cotización más pequeña que puede, lo que no ocurre con el trabajador por cuenta ajena que no elige la base. Y consecuentemente a menor base de cotización, menor cuantía de la prestación.
  2. Además, está generalizado en España el beneficio social, incluido en los convenios colectivos, de que la empresa complemente la prestación de la Seguridad Social hasta el 100% del salario, lo que obviamente no le sucede al trabajador por cuenta propia.
  3. Si la contingencia es profesional: accidente de trabajo y enfermedad profesional, lo normal es que no cobre nada, porque al poder elegir entre tener o no tener esta prestación, lo común es que no se tenga.

Ya sabes, si quieres estar sano toda la vida…hazte autónomo.

Algunas cifras

Según el Ministerio de trabajo a finales del 2010 había en España 3.100.479 trabajadores autónomos del total de 17.478.095 trabajadores, aunque esta cifra está bajando. De éstos el 33,90% eran mujeres, y el 8,3%, menores de 30 años.

Según datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en 2010 la duración media de las bajas fue de 109,73 días entre los trabajadores autónomos, frente a los 40,40 de los trabajadores por cuenta ajena. Esto explica que un autónomo para quedarse baja ha de estar malo de verdad. Muy malo, con mucha duración de la baja.

En este periodo 2010 hubo 398.101 procesos de incapacidad temporal por contingencias comunes entre los autónomos (38% mujeres y 62% hombres), frente a los 3.798.454 de los trabajadores por cuenta ajena (54,3% mujeres y 45,7% hombres).

Si nos fijamos bien, entre los autónomos hubo un 12,8% de procesos de baja, mientras que en los trabajadores por cuenta ajena el porcentaje fue del 26,4%. Más del doble.

Ni que decir tiene que en los procesos por accidente de trabajo y enfermedad profesional la tasa de baja de los empleados autónomos es inexistente y no hemos siquiera obtenido datos al respecto.

Si quieres saber qué cuesta un seguro de baja por incapacidad laboral consulta nuestro seguro de incapacidad por baja laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Captcha, conteste a esta pregunta * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.